Archivo | Reportaje Fotográfico RSS for this section

Estambul aún en mi retina

Estambul bordeando el otoño, una delicia de olores, colores y ruido. Anuncios

Una noche de feria

Este fin de semana el pueblo estuvo de fiesta.

Por la noche salimos todos los vecinos a dar vueltas por el parque del río que es donde se instalan los juegos. A cada instante se escuchan sirenas que anuncian como alguien ha ganado un peluche con los dardos.

Luego de tomar algunas fotos me premio con una cerveza muy fría y una pulserita multicolor. Vamos encontrándonos todos y saludando.

Las ferias en los pueblos son una fiesta de saludos.

Objetivo macro 60mm, obturador entre 1/10 y 1/20 para las fotografías en movimiento y la  apertura entre f 14 y f 18, Iso 4000.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pueblos pescadores de sueños

 

Los pueblos que bordean el pacífico sur tienen una calma estruendosa. El océano pacífico es un mar muy agitado. Creo que las tierras y las gentes a las que da vida y sustento se llevan su paz.

Rememorando la Guerra de la Independencia (Mercado Goyesco en Colmenar Viejo)

Este 4 de julio se cumplen 200 años de la batalla que tuvo lugar en el municipio de Colmenar Viejo. Vía de entrada desde la Sierra Norte hacia la Corte de Madrid, Colmenar era un punto estratégico. En la iglesia parroquial pernoctaba un destacamento de veinte soldados franceses. “El Empecinado” aunó las fuerzas independentistas para arrebatarles a los franceses esta plaza. Aunque los franceses, luego de recibir refuerzos, obligaron al Empecinado a replegarse esa alegría les duró poco, en agosto Madrid fue liberada.

El ejército francés de hoy no tiene desperdicio, hicieron las delicias de cuantos fuimos al encuentro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Bossa Nova

Me encanta la música suave con tonos de sol y olor a mar, eso es para mi la Bossa Nova. Cuando me enteré que en Chakai, sitio de té y copas de unos amigos en Soto del Real iba a cantar Maite Sanz, no lo dudé, iría y no sólo a disfrutar de las canciones, tenía que hacer fotos, la luz en este lugar es cálida, nada de neón, y eso mi cámara lo adora. Y así, al ritmo de “Águas de Março” y aderezada con caipiriñas saqué estas instantáneas.

Una mañana en Huesca

La semana pasada tuve la suerte de pasear cuatro horas por Huesca, había llegado en tren desde Zaragoza y salía en autobus para Barbastro a la una de la tarde.

Encontré esquinas, iglesias, plazas, dulces, ultramarinos, cafeterías, todo lleno de gente amable y orgullosa de las calles que pisa cada día. Más de uno me sirvió de guía, me indicó caminos y se abrió como si fuésemos vecinos. Y en todos ellos queda mi cariño y gratitud.

Cuatro horas parece poco tiempo para conocer un lugar, de hecho no recorrí tanto como hubiese querido, pero todos los lugares que vi eran tan coloridos que es fácil concluir que lo que no vi será, si no igual, mejor.

Mercadillo en SORCAS (Moralzarzal)

Imagen

En la calle de la Iglesia, a unos pocos metros del templo de San Miguel Arcángel, se ubica la Sociedad Recreativa Cultural La Alegría Serrana (S.O.R.C.A.S.)

Imagen

Me enteré de que habían organizado un mercadillo entre los vecinos del pueblo, uno en que el precio sería lo de menos, donde se podría intercambiar e incluso regalar los objetos, decidí ir a ver cómo sería todo aquello.

Busqué un poco sobre la historia de esta asociación con nombre tan original y encontré que desde hace un siglo están alegrando la sierra. A finales del siglo XIX un grupo de  moralzarzaleños se reunían y organizaban sesiones de baile, entonces se llamaban “La Alegría, Sociedad de Teatro y Baile”. En 1920 contaban con 136 socios que pagaban 1 peseta al mes. En ese mismo año fijaron su hogar social en un edificio recién construido en la calle de la Iglesia, justo donde hoy fui a hacer estas fotos.

Imagen

La entrada al salón de baile

Imagen

Organizándolo todo.Imagen

Imagen

Imagen

Entusiasmados.

Imagen

Vendiendo juguetes queridos para que otros les saquen provecho.

Imagen

Un protagonista.

Imagen

Otros deseando hacer nuevas amistades.

Imagen

Estos patines hicieron su última excursión antes de entrar al mercadillo.

Imagen

Aquellos viajes serán nuevas aventuras para quien se lleve un año de colección por 0,50 €

Imagen

Esperando a un amante de los perros que los ponga en su mesilla.

Imagen

Alguna niña querrá un pingüino.

Imagen

No podía faltar un poco de arte expresado en una joya.

Imagen

Esa chaqueta preciosa volverá a estrenarse en otra fiesta.

Imagen

Y si nada les convence el pagar unos cuantos euros ¡se lo regalan!

Imagen

Un vinito para celebrar el evento.

Imagen

La fiesta termina, guárdense las cosas, la pista de baile hay que dejar libre para el siguiente evento.

Imagen

Imagen

Esta pianola del siglo XIX nos envolverá con su música el 30 de marzo con el pianista Jorge Gil Zulueta, un amigo más de la alegría.